La guía más sencilla para aprender las reglas del Blackjack

La razón para la popularidad de este juego de cartas yace en el control permitido al usuario. A diferencia de otras variantes de casino, en el Blackjack no se depende 100% de la suerte para ganar una mano, sino que se tiene en todo momento el control sobre el curso y desarrollo de la partida. A pesar de que algunas reglas son relativamente complicadas, aprender la mecánica básica es más sencillo de lo que os imagináis, sobre todo al contar con un manual detallado y simple, como el que aquí os presentamos. En esta sección encontraréis una guía con las normas más importantes para jugar Blackjack con éxito.

Objetivo concreto del juego

En la mesa, el repartidor está sentado frente a los jugadores y representa a la casa. Dependiendo del estilo, se permiten de uno hasta 7 participantes simultáneos, siendo los grupos de 5 la forma más común y popular. Cada usuario recibe dos cartas y estas son válidas solo para él y juegan contra las que recibe el Croupier. El objetivo es sumar puntos, lo más cerca posible al “21”. Quien lo logra, gana la partida. Es importante que el límite no se exceda el número indicado, pues en este caso, inmediatamente se pierde la apuesta.

La mesa de Blackjack- Todos los elementos del juego
Todos los detalles de una mesa de Blackjack
  1. Frente a cada asiento hay una casilla, en la cual los jugadores reciben sus cartas y pueden colocar las apuestas preferidas a un lado
  2. Las cartas de la casa. En la versión clásica, las cartas del Croupier permanecen ocultas
  3. La tabla de límites de apuesta para cada forma y estilo de juego. Algunos casinos incluyen las tabulaciones de pago u otra información referente
  4. La baraja: las cartas son sacadas (virtualmente) de la baraja sobre la mesa
  5. Las reglas más importantes, estilo a jugar y los pagos, están visibles en el centro de la mesa
  6. En Blackjack online, el jugador tiene diferentes opciones visibles que le ayudan a tomar una decisión correcta

El valor de las cartas es muy fácil de estimar: todos los números tienen exactamente la misma cotización impresa, las imágenes (Jota, Dama y Rey) valen 10 puntos y el As es la mejor carta, pues puede representar tanto 1 como 10, según os convenga. La decisión respecto al valor asignado en este caso es 100% tomada por el jugador, aunque el mismo principio es igualmente válido para el Croupier.

Todos los detalles de una mesa de Blackjack

Si al fin de una mano tenéis más puntos que el repartidor o este ha sobrepasado el “21”, obtendréis un pago equivalente a 1:1, es decir, exactamente la misma cantidad apostada al inicio de la partida. Si el Croupier es quien obtuvo mayor puntaje o vosotros sois quien sobrepasa el límite de puntos, perderéis en su totalidad el importe apostado. La mejor situación posible es alcanzar los 21 puntos con las primeras dos cartas (As y 10, Joto, Dama o Rey). Esta acción se le conoce como “Blackjack” (el origen del nombre Blackjack es bastante interesante) y es pagada 3:2. Por ejemplo, si habéis colocado 20€ iniciales, ganaréis 30€ y el casino os pagará un total de 50€ (apuesta + ganancia). En caso de que la casa también obtenga un Blackjack, habrá empate y obtendréis de regreso vuestro importe inicial.

Cómo comenzar y ganar una mano de Blackjack

Antes de repartir la baraja, tendréis que decidir el importe de la apuesta a colocar. Este valor debe encontrarse obviamente entre los límites mínimos y máximos permitidos por la mesa y es válido para cada asiento disponible, en caso de que la mesa permita una partida múltiple. Al pinchar el botón “apostar”, el Croupier os dará una primera carta abierta y se entregará al final una a sí mismo. Después, cada participante obtendrá una segunda carta visible, y el repartidor se dará a sí mismo otra, la cual permanecerá boca abajo. Las opciones a tomar a partir de este momento son:

La primera decisión – jugar con o sin seguro

Cuando el repartidor obtiene un AsCada participante puede decidir entre cuatro opciones de movimientos, dependiendo de las cartas iniciales obtenidas: pedir, plantarse, doblar o dividir. Cuando la primera carta del Croupier es un As, se puede optar además por pagar por un “seguro” contra un posible Blackjack automático. Para ello, deberéis pagar una cantidad adicional igual a vuestro importe original y colocarle en la llamada “línea de seguro”. Si el repartidor obtiene en efecto un “21”, se pierde la apuesta principal pero el seguro os es pagado 2:1. De lo contrario, se continua el juego normalmente, pero perderéis el importe pagado por el seguro.

Plantarse y Pedir… ¿cuándo?

Opciones plantarse y pedirPodréis escoger entre pedir una carta adicional o plantarse con el valor hasta ese momento alcanzado. Qué movimiento es el más adecuado, depende de las cartas obtenidas por vosotros y las que tiene el Croupier, pero existen estrategias básicas de Blackajck que ayudan a lograr una planeación metódica de cada acción. No existe un número límite de cartas a pedir, pues la única condición es no superar los 21 puntos. Tan pronto como todos los participantes han decidido plantarse, el repartidor descubrirá ambas cartas y tomará adicionales hasta alcanzar 17, 21 o pasarse. Sobre este aspecto hablaremos más adelante.

Casos especiales para apostar

Otras opciones son la división o el doblaje, ¿qué significan ambas y cuándo aplican? Primeramente, es importante señalar que existen restricciones para su empleo adecuado, pero su uso puede representar una verdadera ventaja.

Dividir cartas para obtener mejores probabilidadesDividir la mano es posible solo tras obtener un par de cartas con el mismo valor (10 e imágenes). En caso de aplicarse, se jugará con dos manos independientes entre sí, cada una con el mismo importe inicial apuesta. Cada una de de las manos podrá pedir cartas y plantarse hasta obtener una puntuación elevada, 21 exacto o en su caso superar esta cifra y, por ende, perder el turno. Si ganáis, la casa os pagará la apuesta 1:1. Esto incluye también la formación de un Blackjack. En el mejor de los casos, se obtienen dos combinaciones ganadoras, que pagarán en total de 2:1 la apuesta original.

La otra posibilidad mencionada, hace referencia al doblaje de las fichas colocadas al inicio, sin importar el valor total de las cartas. Con esta acción es posible superar el límite máximo de apuesta hasta por el doble. Sin embargo, solo es permitido obtener una carta más y la mano se plantará automáticamente después de ello, por lo que se pierde un poco la libertad de elección. Cabe mencionar que es posible doblar la apuesta, incluso después de haber dividido el primer par de cartas. Esto permite maximizar las posibles ganancias en cada turno.

El Croupier, sus cartas y el pago de ganancias

Cuando todos los jugadores han terminado la partida, es momento de comenzar la evaluación de los resultados frente a la mano del distribuidor. En primer lugar, el repartidor descubre su segunda carta. Si la primera (la entregada boca arriba) es un As, se decide mediante esto si se paga o se cobra el seguro – en caso de que lo hayáis comprado. Si el Croupier pide más cartas, depende totalmente de su puntuación. Por lo general, mientras permanezca inferior a 17 puntos, deberá seguir pidiendo y esta regla se encuentra visible sobre la mesa (en inglés o español, dependiendo del operador). El As cuenta para el distribuidor siempre 11 puntos, a menos que esto cause superar inmediatamente el 21 con el valor de la segunda carta, pues en este caso, el valor reconocido será de “1”. Al final, comparará su puntuación con la vuestra, para determinar al ganador, pero si el Dealer se sobrepasa, todos los usuarios con 21 o menos, ganan automáticamente.

Ganar tras error del dealer

Con las cartas iniciales As y 3 (4/14), y las subsecuentes 2 (6/16) y Dama (16) el Croupier se ve obligado a pedir una carta más. Con el 9 final, la mano de la casa se ha pasado (25 puntos). Todos los jugadores que se plantaron con 20 o menos, ganan su apuesta.

Las manos ganadoras simples (las que en comparación directa superan la puntuación del repartidor) son pagadas en 1: 1 y, obviamente, si el Croupier es el ganador, se pierde la apuesta hecha. En caso de un empate, se recupera el importe apostado al comienzo, pero si el casino obtiene un Blackjack, todos los jugadores que no cuenten con uno (incluso aquello cuyas cartas suman 21), perderán. ¿Tienen ambos (dealer y usuario) un Blackjack? En este caso se obtiene un pago de 1:1 en lugar del 3:2 normal. Una vez pagados todos los premios y retiradas las apuestas perdidas, el repartidor anunciará el comienzo de la próxima tirada.

Variaciones de las normas y detalles interesantes

Paralelamente a las reglas estándar, muchos otros criterios han sido creados y añadidos paulatinamente al Blackjack, al igual que infinidad de variaciones de este juego son encontradas hoy en día, principalmente en Internet. En este apartado no nos concentramos en los detalles referentes a las decenas de nuevas opciones, sino que fijaremos especial interés a las normas que rigen e influyen en general el desarrollo de las apuestas.

División de apuestas

En algunas variantes, es posible realizar más de una división, siempre y cuando cada nuevo par de cartas adquirido tenga exactamente el mismo valor. Comúnmente es permitido incluso que un par de Ases adquieran de nueva cuenta cartas adicionales, pero esta situación difiere en cada variante, por lo que no es posible hablar de una situación general.

Doblaje con valor mínimo

En algunos modos de juego, un doblete de la apuesta es permitido solo a partir de un determinado número de puntos. También puede haber restricciones en cuanto a si se cuenta con una mano suave (llamada Soft Hand en inglés), es decir, con un As en el par inicial.

El Croupier se planta con 17

Otra posibilidad es que el repartidor puede sacar otra tarjeta al tener un 17 suave. Ya que este tipo de manos contiene un As, es una desventaja considerable para el jugador (y viceversa, cuando el participante es quien tiene el As, el perjuicio es para el Croupier). Con una mano dura en 17 sin un As, así como con 18 o más puntos, la casa se planta naturalmente.

Pago con relación 6:5 al obtener 21

En ocasiones hay partidas en el Blackjack con pagos no de 3:2, sino de 6:5. ¿Cuál es la diferencia? Aquí no se gana una vez y medio el valor de la apuesta inicial, sino solo un poco más de la suma colocada. En caso de ver un juego con estas características, os recomendamos evitarlo. Si bien, este tipo de reglas de pago son más comunes en operadores tradicionales que en los casinos online, es des mejor manteneros alerta en todo momento.

El truco de las cinco cartas

Esta regla estaba incorporada a casi todas los estilos iniciales de Blackjack, pero fue perdiendo espacio conforme las variantes especializaron sus normas y actualmente, es posible encontrarla activa en solo un par de sitios. Con ella, tendréis un pago de apuesta en relación 1:1 al acumular cinco cartas (sin importar la puntuación total alcanzada), siempre y cuando la cifra de ventiun puntos no sea revasada. La única posibilidad de pérdida aquí, es que el Croupier obtenga “21” inicial.

Repartición y mezcla de las cartas en Blackjack

También existen diferencias en la forma que cada operador reparte las barajas entre los participantes. Por lo regular, el Croupier se da a sí mismo la segunda carta una vez que cada jugador ha obtenido el par inicial, lo que marca el inicio de las decisiones. Sin embargo, puede ocurrir que la segunda carta del Dealer es tomada de la baraja hasta que cada uno de los participantes ha terminado sus movimientos. De igual forma, el número de mazos utilizados varía entre estilos de juego, aunque las mesas tradicionales de Blackjack utilizan de 6 a 8 barajas, con 52 naipes cada uno. Sin embargo, el momento exacto para el rellenar el carrete y mezclar las cartas es decisión absoluta del Croupier. Dependiendo del casino, esto ocurre normalmente una vez que alrededor de 2/3 o 3/4 del total de mazos ha sido utilizado y es marcado con una “carta divisoria”.