Las estrategias de apuesta en la ruleta y sistemas efectivos

En cualquiera de los distintos juegos de azar, el empleo de técnicas para elevar las probabilidades de obtener ganancias es perseguido por la mayoría de los usuarios. La ruleta figura obviamente dentro de este anhelo, pues tanto en sus origines en la antigua China como desde el desarrollo de la versión moderna del mismo en el siglo XVII, se han intentado establecer maniobras para ganar dinero de manera segura con sistemas infalibles. En esta página explicaremos a detalle los más eficaces y populares, enmarcando las ventajas y desventajas consecuentes en cada uno, para que nuestros lectores cuenten con las mejores herramientas al jugar en los casinos en línea.

Los sistemas o estrategias pueden ser divididos esencialmente en tres categorías. El concepto principal denominado “de progresión” se basa en apostar cantidades ascendentes y proporcionales con el fin de, en cada giro ganado, recuperar las pérdidas sufridas además de generar ganancias. El segundo grupo engloba las técnicas de apuesta sin progresión, es decir, las que no incrementan el monto a jugar, sino que el resultado de los números finales decide dónde se realizará el siguiente movimiento. Finalmente, los procedimientos físicos intentan prever o predecir el curso de la bola mediante la observación.

La lógica detrás de los sistemas con progresión

El aplicar una progresión sistemática significa compensar las pérdidas generadas con las manos anteriores, de forma que el monto total de juego siempre sea superior con estacas cada vez más altas y de esta forma obtener logros mínimos pero estables. La diferencia entre métodos yace en la forma e intensidad del aumento de las apuestas y la obtención de las ganancias individuales, según el movimiento realizado. Veamos las características de los más populares:

Uso del método clásico Martingale

Debido a sus características de fácil comprensión, esta estrategia es la más conocida y aplicada por los usuarios de las ruletas (tanto físicas como virtuales). La idea detrás de la metodología yace en realizar movimientos en las opciones simples (rojo/negro, par/impar, etc.) por una cantidad inicial pequeña y en caso de perder el giro, doblar en el siguiente turno la suma en cuestión, sucesivamente hasta obtener un turno ganador. Tan pronto como esto suceda, la suma total de las pérdidas sufridas es resarcida en su totalidad y se obtiene incluso una pequeña ganancia neta. Esto gracias a que bajo este sistema de apuesta se juego bajo probabilidades de 50/50. Para ello se debe de utilizar de preferencia mesas o tableros que permitan la aplicación de la regla “Partage”, para mantener la ventaja del casino lo más baja posible.

El juego de doblaje de apuestas con la estrategia Martingale
Con este método es posible recuperar todas las pérdidas

Todos los que en algún momento han empleado este truco de la ruleta podrán corroborar que, en ocasiones y a pesar de contar con una probabilidad de 50-50, el color o tipo de número continuamente ganador no es el elegido por el participante. Esto representa un aumento rápido de los montos por medio de una duplicación -según la suerte- de hasta un máximo de siete veces la suma original. Debido a que algunas mesas presentan topes de apuesta, será difícil continuar aplicando el método Martingale, pues el límite máximo no lo permitirá. En este caso habrá que reconocer la derrota y dar la partida por perdida, para comenzar de nuevo desde cero. Utilizando el ejemplo de una mesa con límites de 1€ – 100€, se alcanza un máximo de seis doblajes (1, 2, 4, 8, 16, 32 y 64 Euros), lo que corresponde al uso total de un capital de 127€. Para ser capaz de mantener a cabo la serie incluso más tiempo con inserciones adecuadas. Para poder continuar con la serie hasta recuperar el dinero perdido, se deberá poner atención de jugar en ruletas sin límites máximos o bien, con topes altos por varios miles de Euros.

Apuesta Apuesta acumulada Ganancia Ganancia neta
1 € 1 € 2 € 1 €
2 € 3 € 4 € 1 €
4 € 7 € 8 € 1 €
8 € 15 € 16 € 1 €
16 € 31 € 32 € 1 €
32 € 63 € 64 € 1 €
64 € 127 € 128 € 1 €
128 € 255 € 256 € 1 €
256 € 511 € 512 € 1 €

Un defecto paralelo a los topes marcados es el evidente lucro neto mínimo obtenido a pesar de realizar grandes pujas. Como se ha explicado en el párrafo anterior, no importa que tan grande sea el premio ganado con una mano positiva, pues el monto refleja sólo el premio “bruto” y no “neto”. El precio a pagar por la seguridad y garantía de recuperar las pérdidas, es la adquisición de ganancias mínimas. Por esta razón es que algunos usuarios intentan combinar métodos, para obtener seguridad en la apuesta y al mismo tiempo ganar grandes sumas. Bajo esta premisa es que algunos jugadores observan la ruleta hasta que ésta llega a una racha de serie larga, por ejemplo, cinco veces el color negro. Es en este momento que realizan su movimiento, pues la lógica de probabilidad advierte que los números rojos ahora tienen mucha más probabilidad de resultar ganadores.

Sin embargo, este sistema no funciona porque se basa en varios supuestos falsos: En primer lugar, una serie larga del mismo color/ tipo de número es inusual, por lo que la espera del momento adecuado refleja desperdicio de tiempo. Además, la probabilidad en apuestas simples es en cada giro del 50%, por lo que la aparición de una racha de un sólo color en 5, 6 o 7 turnos continuos no significa forzosamente que el siguiente juego resulte ganador para el usuario. Al final del día, la única diferencia entre la “combinación de métodos” y la aplicación del sistema Martingale será únicamente la diversión o aburrimiento pasado en la mesa, ya que el dinero ganado permanecerá en índices similares.

La lógica secuencia Fibonacci

Otro sistema progresivo utilizado con éxito en la ruleta es el sistema de Fibonacci. Como su nombre lo indica, aplica directamente el uso de la secuencia infinita de números naturales establecida por el matemático italiano Leonardo Fibonacci. Al igual que con la estrategia Martingale, esta técnica se puede utilizar únicamente con posibilidades sencillas. La mecánica es la siguiente: de perder una mano, la próxima deberá comprender la suma de las 2 apuestas anteriores. Por esta razón la progresión de los montos es más lenta que la presente en el método anterior, y por lo tanto, se requiere de un menor capital para continuar en series largas. Sin embargo, el mayor problema presente en esta estrategia es que las victorias sólo reciben el dinero de las últimas dos apuestas inmediatas anteriores.

Determinación del monto de apuesta con base en la secuencia Fibonacci
El método Fibonacci es efectivo para ganar en la ruleta

Como muestra la imagen superior, con cada giro perdido se debe mover un paso a la derecha, mientras que por las manos ganadas, se debe retroceder dos pasos. Una vez que regresa al monto del primer giro de la serie, ganará un premio neto igual a su primera apuesta. De esta forma, es necesario vencer en sólo un tercio de todos los giros realizados para volver al monto inicial, resarcir los daños y obtener un lucro. Esto suena bastante simple, sobre todo al considerar que las probabilidades de triunfar en una ronda con opciones simples son cercanas al 48,3% (debido a la presencia del “0”). Sin embargo, al igual que con el sistema de Martingala, existe el riesgo de una larga racha de derrotas, por lo tanto ¡no perdáis la cabeza! Bastará con aseguraros de contar con suficiente capital para continuar apostando, para que la seguridad de un día lucrativo ascienda al 100%.

El Sistema Paroli de apuesta y ganancia

Paroli – Serie de 4 apuestas simples
Apuesta Ganancia
Apuesta inicial de 1€ 2 €
Apuesta de 2€ 4 €
Apuesta de 4€ 8 €
Einsatz 8€ 16 €
Fin de la serie 15€ Ganancia neta

La técnica Paroli también es progresiva, aunque con un enfoque completamente diferente a los métodos antes vistos. El monto de las apuestas no está pensado en tratar de compensar las pérdidas anteriores, sino en obtener el máximo beneficio posible mediante series ganadoras con grandes cantidades de dinero. Siempre hay que empezar con una pequeña cantidad y utilizar las ganancias generadas de nueva cuenta, con el fin de multiplicarlas en cada giro positivo. Después de 3 o 4 partidas ganadas continuamente, es tiempo de retirar el dinero de la mesa y comenzar una nueva serie.

La ventaja de esta estrategia frente a la Martingale es que las series siempre comienzan con una cantidad fija, de forma que las pérdidas permanecen visibles y controladas. El punto negativo obviamente es que hay que esperar a caer en una racha positiva, para poder generar usuras considerables. Por ejemplo, es posible iniciar con un sólo euro y realizar cuatro veces apuestas simples, sin importar cuál exactamente, desde un sistema específico (Marche, por ejemplo) para cambiar el color o quedarse con el mismo en cada turno. Después de ganar cuatro giros, las ganancias acumulan 16€. Es posible aplicar los principios Paroli a otro tipo de postura, como Columna o cifras individuales y reducir el número total de la serie. En este caso es posible jugar dos veces por un sólo número. La probabilidad de salir victorioso es relativamente baja, pero el beneficio sube considerablemente: ¡con 1 € inicial se ganan 35€, la segunda puja constituye 36€ y en caso de ganar, el pago (36 x 35) es de 1,260€!

Progresión matemática d’Alembert

Al igual que la secuencia Fibonacci, la estrategia aquí mencionada lleva el nombre de su autor original, el matemático francés Jean Babptiste le Rond d’Alembert. La progresión en cuestión es relativamente lenta pero continua, con la gran ventaja de que, en caso de ganar la mano, no es necesario comenzar una nueva serie con la apuesta mínima inicial, sino que basta con reducir los montos ligeramente. Por ejemplo, se inicia el primer golpe con una 1€ y si se pierde, en el siguiente giro se aumenta exactamente por un euro. Por cada mano ganada se reduce la cifra inicial (en este ejemplo 1€), de igual forma por cada pérdida se aumenta la misma cantidad. Si se logra regresar al punto original, se habrá ganado en cada giro una ganancia paralela a la recuperación de las mermas, como se muestra en la tabla adyacente.

Las apuestas y ganancias del sistema d’Alembert en general
Importe Apuesta Ganancia/ Pérdida del giro Apuesta acumulada Ganancias acumuladas Ganancia neta
1 € perdida -1 € 1 € 0 € -1 €
2 € perdida -2 € 3 € 0 € -3 €
3 € perdida -3 € 6 € 0 € -6 €
4 € ganada +8 € 10 € 8 € -2 €
3 € perdida -3 € 13 € 8 € -5 €
4 € perdida -4 € 17 € 8 € -9 €
5 € ganada +10 € 22 € 18 € -4 €
4 € ganada +8 € 26 € 26 € 0 €
3 € ganada +6 € 29 € 32 € +3 €
2 € perdida -2 € 31 € 32 € +1 €
3 € ganada +6 € 34 € 38 € +4 €
2 € ganada +4 € 36 € 42 € +6 €
1 € ganada +2 € 37 € 44 € +7 €

La principal ventaja reside (al igual que en el sistema Paroli) en el control total de las apuestas sin restringirse rápidamente a los límites máximos de la mesa o agotar el capital propio hasta recuperar pérdidas. Sin embargo, este método parte del punto ideal de que en una serie, las rondas positivas y negativas se equiparan. De igual forma, en la lógica no se incluye el dígito “0”, el cual reduce en parte las probabilidades de victoria, y ni hablar de la versión americana con doble “0”, pues en este tipo de mesas no conviene aplicar las últimas dos técnicas aquí expuestas.

Existen muchos otros sistemas progresivos que pueden ser aplicados al momento de jugar en la ruleta para ganar la mayor cantidad de dinero posible. Desde los que aumentan poco a poco los montos como el sistema Labouchère, el Montante Hollande y/o Américaine , las progresiones Whittaker y Goldstein o el sistema de Fitzroy. Todos siguen más o menos la misma forma de juego (con diferentes cálculos en la intensidad de la progresión) y por lo tanto comparten esencialmente las mismas ventajas y desventajas.

Métodos sin progresión para ganar en la ruleta

A diferencia de los sistemas hasta ahora explicados, los montos de las series no son alterados aquí. La idea detrás está dirigida a apostar a los números más probables a salir en el siguiente giro. Para predecir este acontecimiento, se utilizan principalmente dos enfoques sustancialmente opuestos, mismos que explicaremos a detalle en el siguiente apartado.

Jugar directamente a los números

La primera variante sin progresión busca identificar los dígitos que no han salido ganadores en por lo menos las últimas 10 rondas. Esto debido a la lógica de la distribución de probabilidad incluida en la “ley de número largos”, la cual indica que todas las cifras que pertenecen al total (en este caso de la ruleta), deberán aparecer en algún momento, es decir, recibir la pelota en la casilla correspondiente. Esto tipo de predicciones se conoce como secuencias “barridas” o “dejadas”.

La segunda variable se basa en el protocolo de “favoritos” o “dominantes”, es decir, en los números que presentan una mayor tendencia a aparecer como ganadores, sobre aquellos que rara vez son seleccionados. Según la “Regla de Dos Tercios”, dentro de un giro con 37 casillas posibles el porcentaje por cada digito no es igualitariamente proporcional, sino que 36% de los números nunca son ganadores, 37% de ellos por lo menos una vez y cerca del 26% dos o incluso más veces.

La regla de “Dos-Tercios” en la Ruleta
La distribución media de los números de la Ruleta en un giro (con 37 casillas)
La distribución estadística ayuda a elegir los mejores números para apostar

Mientras más rondas son jugadas, menor es la diferencia entre los distintos grupos mencionados, hasta el grado de que la distribución se torna igualitaria. En otras palabras, aunque en teoría ambas estrategias funcionan bajo premisas opuestas, en la práctica se comprueba que ninguno de ellas funciona independientemente, sino que en algún punto se mezclan, por lo que es imposible hablar de un método no progresivo eficiente y garantizado, tanto mediante observación de las “barridas” como por la definición de los “dominantes”.

Sistemas físicos: ventajas de la presencia

Bajo estas técnicas se espera predecir el siguiente número ganador, al observar detenidamente el funcionamiento de una mesa de ruleta para identificar fallos, averías o imperfecciones. De esta forma, se dejan de lado las aplicaciones matemáticas o pronósticos basados en probabilidad y se enfoca en detectar defectos físicos que se traduzcan en un beneficio directo para el jugador.

Deterioros en el Rueda

En caso de que una mesa tenga defectos, éstos pueden ser de benficio para el usuarioUno de los sistemas propagados por jugadores es aprovechar de los fallos en el funcionamiento de la ruleta. Estos son difíciles de detectar y por lo tanto, sólo aquellos usuarios experimentados podrán reconocerlos. La teoría es de hecho plausible: cada rueda tiene presente características individuales (a pesar de ser producidas y montadas en serie) y la excepción de imperfecciones no existe en absoluto. Los fallos pueden variar en su tipo y ubicación: diferencias mínimas entre el grosor de las casillas o la montura inclinada de la rueda, incluso un desnivel en la mesa en general. Como resultado, algunos números son más propensos a aparecer que otros.

Sin embargo, estos errores son tan mínimos que su identificación es realmente difícil, pues se habla de una estimación de 100 mil giros antes de poder dar con un diagnóstico exacto, lo que representa una pérdida considerable de tiempo (o dinero, si es que el jugador decide participar activamente) antes de tener el resultado de su observación. Los administradores de los casinos saben de esta problemática y por ello suelen dar mantenimiento continuo o en su caso cambiar las que presentan complicaciones, antes de que los usuarios puedan identificar los fallos correspondientes. Por ello podemos asegurar, que obtener ganancias a través de este método no es nada más que un mito o una mala interpretación de los factores, pues los participantes que aseguran haber obtenido dividendos al usar los defectos de una ruleta, es probable que sólo hayan gozado de una racha de buena suerte.

Observación del Croupier

Cada Dealer tiene una forma especial de arrojar la pelotaLa dirección y velocidad así como la posición exacta de la rueda al arrojar la pelotaLa velocidad de la pelota al ser lanzada en la dirección contraria

Otra técnica que suelen utilizar los jugadores experimentados es prestar atención detenidamente de la posición y velocidad de rotación de la rueda, así como la forma con que la pelota es lanzada por parte del personal de la mesa. De esta forma aseguran, es posible tener una noción clara de la sección de la ruleta en que la pelotita terminará y por ende, realizar las apuestas correspondientes.

Uno de los principales requisitos para el funcionamiento de esta estrategia es que el Croupier siempre utilice exactamente la misma fuerza y velocidad inicial al arrojar la pelota, condición sumamente difícil de lograr. Aunque una primera aproximación pudiera dar un espectro atinado, las menores variantes en el movimiento de la mano, el giro de los dedos o el momento exacto de soltar la bola pueden conducir a resultados muy diferentes entre sí. Además, las barreras o pequeños diamantes que desvían el curso de la pelota producen resultados imposibles de pronosticar. Por ello, ni siquiera cuando una máquina realizará exactamente los mismos movimientos en cada giro, se podría prever a ciencia cierta la casilla final. Además, para poder realizar un pronóstico plausible, sería necesario observar los giros por horas, situación imposible de realizar, ya que las ruedas suelen tener rotaciones de personal cada 15 minutos.

¿Existe una maniobra no progresiva 100% eficaz para ganar?

La respuesta es simple: no. Se ha demostrado matemáticamente que ninguna de las estrategias conduce a resultados ganadores por grandes cantidades a largo plazo. Si bien los principales métodos pueden asegurar ganancias después de 10, 20 y hasta 30 rondas, las pérdidas continúas podrán desanimar al jugador después de un corto tiempo. En cuanto a la utilización de sistemas físicos para superar las probabilidades matemáticas, se ha explicado que éstos no existen realmente. Si hubiese un fallo considerable en la rueda o la mesa, será reportado de inmediato por el personal del casino y la ruleta será cambiada inmediatamente. Finamente, la predicción de la posición final de la bola basados en la forma, velocidad y modo de arrojar la pelota es inexacta, debido a la infinidad posible de variaciones leves que alteran el resultado.

La mejor estrategia para la ruleta de casino

Consejo #1

La expectación a largo plazo en todas las variantes presente una tendencia matemática negativa, lo que significa una desventaja general para todos los jugadores. La única opción 100% segura para no perder, es no jugar…pero ¡qué situación tan aburrida! Por ello, recomendamos enfocarse en pequeñas cifras a corto plazo y retirarse con las ganancias obtenidas.

Consejo #2

Pero también se puede aceptar la pequeña ventaja de la casa y probar suerte en las distintas variantes. En ocasiones se corre con fortuna y de un golpe es posible ganar una cantidad significativa de dinero. Obviamente todos los lectores deben estar conscientes de que esta racha no va a durar para siempre y a largo plazo siempre se derrochará un poco más dinero del que se gana.

Consejo #3

En este sentido se recomienda no minimizar el riesgo con pequeñas cantidades en las apuestas, pues mientras menores éstas sean, mayor será el peligro a largo plazo de perder vuestro dinero. Una vez que se acepta esta realidad es fácil jugar sin miedo por sumas mayores. En caso de ganar una serie continua, es indispensable reconocer el fin de la misma, tomar el dinero ganado y marcharse de la mesa, antes de que la suerte cambie su curso. Por supuesto, el mayor inconveniente de este enfoque es qué podréis malgastar todo el capital muy rápidamente, pasando menos tiempo en las mesas de ruleta, lo que reduce el factor de entretenimiento.

Consejo #4

Es sumamente importante tener claro cuánto dinero es el que tenéis permitido apostar y perder. La mejor forma para determinar este monto es definir cuánta pasta estáis dispuestos a no ver de nuevo sin que afecte vuestra vida normal. Es importante mantenerse dentro de los propios límites y nunca caer en la tentación de intentar superar la pérdida de una sesión anterior al jugar con apuestas más altas de lo que se puede permitir, con la esperanza de ganar la ronda y volver al punto inicial. Este tipo de conductas desencadena problemas muy graves, por lo que pedimos con énfasis abstenerse de caer en dichos errores.